sábado, setiembre 10, 2005

 

Ella

Hace mucho, era hermosa.
Tenía el pelo negro, lacio y ordenado, y se reía de a ratos con tanta fuerza que te obligaba a mirarla.
En ese entonces ella hablaba en inglés, y yo cargaba pocos años encima. Me fascinaba verla comunicarse con sus compañeras en aquel idioma extraño; cada una de sus palabras estaba cerrada para mí, y ella tenía la llave de todas.
Pasó tiempo antes de volver a verla.
Tenía el pelo negro, lacio y ordenado, y su risa de a ratos te obligaba a mirarla.
Ahora hablaba de teatro y literatura, y las palabras sonaban extrañas en su boca.
Me hizo un par de preguntas, sonrió... nos reconocimos.
Recordé que hacía mucho, había conocido a alguien que se le parecía; antes de despedirme, supe que ella era parte de algo que no existía.
Como tantos otros, su nombre se fue colando entre los pliegues de mi memoria hasta que ya no le perteneció a ningún rostro. Como tantos otros, su rostro se fue deformando hasta dejar de serlo, hasta volverse una mancha de pelo negro.
Hace poco, volví a verla... tenía el pelo negro, lacio y ordenado, y reía de una forma que te hacía mirar al suelo.
Me costó reconocerla; se acercó a saludarme, y sentí como me invadía el perfume de lo inevitable.
Fue entonces cuando habló; nunca había visto una mujer tan fea en mi vida.

Comments:
Transcurre ineluctablemente el tiempo y las miradas cambian.
Lo hermoso ahora nos es feo, lo inteligente idiota.

"Ahora soy otro y sin embargo el mismo" Ulises, J.Joyce.

Saludos,
Tino RO.
 
no pense que tu encuentro con ella te habia perturbado tanto.
yo no la definiria como mas fea, yo diria que esta distinta, que logro lo que queria, ahora se dedica a lo que le gusta.
tiene otra energia alrededor.
lu.
 
Puede transformarse en una bola de pelos. Adherirse unas canas de blanco mate. Rasparse un bigote nuevo, casi que de paquete.
Y aunque el kimono le quede grande y tape las arrugas, abajo están las mismas rodillas flacas o gordas temblequando por el frío y el pánico escénico.

B, sus posts se tornan peregrinaciones eternas, como viajar al rincón del lama más alejado. Y voy y vuelvo, una y otra vez. Y la busco, bajo las piedras y dentro de los árboles. Pero demora en mostrarse.
 
A veces no es que cambie el otro, sino nuestra forma de mirarlo. Otras veces el otro es un espejo que nos demuestra que cambiamos.
Voy a tratar de darme una vuelta más seguido por esta ventana.
Saludos para los tres.
 
Sensación familiar. Magulladuras que insisten en peregrinar por mi cuerpo a medida que el tiempo cae y las personas mueren dentro de él. Mutan, viran, desaparecen o se torna extrañas, definitivamente extrañas, como la mancha hiptálmica en la pared blanca. Y luego el espejo, la imagen borrosa de mi inevitable cambio y el recuerdo olvidado de cómo fue aquella vez. Salú y a otra cosa.
 
Los otros cambian con el tiempo, nuestra mirada también evoluciona...
que buen puntazo ese final, te quedo genial!!!
 
Toda esta semana me ha dado vuelta en la cabeza la idea sobre si lo real existe, si ele xterior existe, si lo material... despues de muchas vueltas, creo que son vueltas de intelectualoide, que la materia si exixte, mas alla de lo que creamos, que la piedra esta aunque no la veamos, pero si no la vemos no nos influye, o nos influye secretamente, lo que a nuestro subjetivo mundo es lo mismo.
La mujer muto, y mujo para mal desde tu cosmovision, cosmovicion que respeto y tomo muy en cuenta, espero enterarme de quien estas hablando.
 
que siga asi .
a veces me tapo los ojos a ver si puedo ver.
 
A mi me pasa distinto... tengo que seguir mirando...
Besotes para usted, desde este lado del charco... pero màs cerca que antes.
 
mmm... lo primero que diré es: muchas gracias. Ahora, quizás la viste desde un ángulo diferente, un enfoque que nunca habías tomado en cuenta, uno más claro... o con una mirada que venía desde más adentro, más de tu alma. Mmm... también puedes mirar la nada, ahí nacen el espíritu, la magia y el misterio...

saludos... adieu...
 
La piedra permanece atada al suelo, eterna... la próxima vez que pase frente a ella cerraré los ojos; tal vez, al no sentirse observada, pueda dejar de sostener el suelo.
(Me alegra encontrarme con ustedes; gracias y a lo de siempre).
 
Juas, la verdad esque a veces mas no valdria cayarnos.
 
Se llena el reloj de arena, pero la doncella sigue sin aparecer. Se dejó una chancleta, no se vaya a resfriar.
 
hasta llegar a la última línea, no pude despegarme de El Aleph, y la imagen de Beatriz Viterbo que se iba diluyendo hasta ser olvidada por las cosas y por el viejo-
 
Publicar un comentario

This page is powered by Blogger. Isn't yours?