martes, octubre 11, 2005

 

Buena suerte y hasta luego



Su voz ya no se escucha
calla el río y la madera
la espera y la sal
Son dulces los labios que no vas a besar
más dulces que el agua, la sangre del mar

B. Granger


Acá estoy, una vez más... ¿la última?
Hoy la ventana se cierra. Ahora sé que cuando uno más trata de abrirse, más desconocido se vuelve para los demás.
Hoy vuelvo al perfume del papel, al que extraño tanto... gracias a todos los que alguna vez estuvieron.

This page is powered by Blogger. Isn't yours?